CORÁN


SURAH 96, Sura del coágulo - Surat Al-'alaq

 Comienza, Con esta surah, a principios del siglo siete de la era cristiana, la revelación del Qur’an al Profeta Muhámmad; 

Revelación que estaba destinada a continuar durante los veintitrés años de su misión y que concluiría, poco antes de su muerte, con el versículo 281 de la segunda Surah:

SURAH AL BÁQARA VERSÍCULOS (AYAT) 281:

 Y, sed conscientes del Día en el que seréis  devueltos ante Dios. Entonces, cada ser humano recibirá lo que se haya ganado, y nadie será objeto de injusticia”. 

"Wa Attaqū Yawmāan Turja`ūna Fīhi 'Ilá Allāhi Thumma Tuwaffá Kullu Nafsin Mā Kasabat Wa Hum Lā Yužlamūna"


Versículos iniciales de la Surah noventa y seis:


Sura del coágulo - Surat Al-'alaq:

En el nombre de Dios , el Clemente el Misericordioso.
 ¡Lee en el nombre de tu Sustentador, que ha creado--  
Ha creado a la persona de un coágulo! 
 ¿Lee --que tu Sustentador es el Más Generoso!  
Ha enseñado [a las personas] el uso del cálamo-- 

Enseñó a las personas lo que no sabían. 

Nº 96 - Sura Al-'Alaq (la Sangre coagulada)
Bismil-lâhi ar-rahmâni ar-rahîm
1. Iqra bismi rabbik alladhi jalaq (*١)
2. Jalaq (*١) al-insâna min 'alaq
3. Iqra ua rabbuka al-akram
4. Alladhi 'allama bil-qalam
5. 'Allamal-insâna mâ lam ia'lam


Sura del coágulo - Surat Al-'alaq:
  (1) ¡LEE (*1) en el nombre de tu Sustentador, que ha creado –
(2) Ha creado a las personas de una célula embrionaria!(*2) 
(3) ¡Lee –que tu Sustentador es el Más Generoso! 
(4) Ha enseñado [a las personas] el uso de la pluma --
(5) enseñó a La persona lo que no sabía. (*3) 
(6) ¡Pero no! En verdad, las personas se vuelven sumamente soberbias 
(7) cuando se creen autosuficientes: 
(8) ciertamente, todas habrán de retornar a su Sustentador. (*4)
  
El uso del verbo jalaqa (*١) en pasado en estos dos versículos quiere indicar que el acto de la creación (jalq) divina se ha repetido y se repite continuamente.

  (*2) Es también digno de mención que esta primera revelación coránica alude a la evolución embrionaria de Las personas، a partir de una “célula embrionaria” –e.d., de un óvulo fecundado—para contrastar así sus simples y primitivos orígenes biológicos con su potencial intelectual y espiritual: un contraste que apunta claramente a la existencia de un designio y un propósito conscientes que subyacen en la creación de la vida.  

(*3) “La pluma” simboliza aquí el arte de la escritura o, más correctamente, todo el conocimiento recogido por medio de la escritura: y esto explica la orden simbólica “¡Lee!” al comienzo de los versículos 1-3. La capacidad exclusiva  para transmitir, por medio de textos escritos, pensamientos, experiencias e intuiciones de una generación a otra, y entre civilizaciones, da al conocimiento humano un carácter acumulativo; 

y puesto que, gracias a este don divino, cada ser humano participa, de un modo u otro, de la continua acumulación de conocimiento por parte de la humanidad, se dice que “Dios ha enseñado”. 

(Este doble énfasis en la total dependencia del hombre en Dios, que le crea como un ente biológico e implanta en él la voluntad y la capacidad de adquirir conocimiento, recibe su acento final, por así decirlo, en los tres versículos siguientes.) 

Así mismo, esta “enseñanza” de Dios denota también Su revelación, por medio de los profetas, de verdades espirituales y criterios morales que la experiencia y la razón humanas no podrían por sí solas determinar inequívocamente: y abarca, por consiguiente, el fenómeno mismo de la revelación divina. 

(*4) Lit., “a tu Sustentador es el retorno (ar-ruyaá)”. 

Este sustantivo tiene una doble implicación: 
“todos comparecerán inexorablemente ante Dios para ser juzgados” 
y también:

 “todo cuanto existe retorna a Dios, que es su fuente”. 

En el análisis final, la declaración contenida en los versículos 6-8 expresa el rechazo, por absurda, de la idea de que el hombre pueda llegar a ser autosuficiente y, por ende, “dueño de su propio destino”; 

implica, así mismo, que todos los conceptos morales –es decir, toda discriminación entre el bien y el mal, o entre lo correcto y lo erróneo—va unida indisolublemente al concepto de responsabilidad  ante un Poder Supremo: 

en otras palabras, sin ese sentimiento de responsabilidad – consciente o inconsciente—el concepto de “moralidad” pierde todo su significado

  EL MENSAJE DEL QUR’AN 
 Tradución del Árabe y Comentarios Muhammad Asad 




.
AL ALAQ; (SURAH DEL COÁGULO) AYAT, 96 (VERSÍCULOS) DEL 1 AL 5.







No hay comentarios:

Publicar un comentario